Saltar al contenido

Salidas con niños durante el coronavirus

Después de más de un mes encerrados en casa, nuestros pequeños valientes están preparados para volver a salir al exterior.

Esto puede provocar muchas emociones en ellos, desde alegría inmensa hasta miedo, lo cual es normal después de haber estado tanto tiempo en confinamiento y hablarles del dichoso bichito.

Afrontar estos momentos con grandes dosis de paciencia, serenidad y alegría para transmitirles estos mismos sentimientos a ellos y siempre, explicando y recordando las medidas de seguridad que nos han dicho, porque existe la posibilidad de dar un gran paso atrás.

Normas para las salidas de menores durante el coronavirus

Preparar la salida

Es importante sentarnos con ellos y explicarles el proceso y las nuevas normas como no tocar los botones del ascensor, barandillas, pomos… Explicarles por qué no pueden abrazar entusiasmadamente a sus amiguitos aunque, sí que podremos saludarles y preguntarles cómo están y decirles que les echamos de menos pero, desde cierta distancia.

Si tu peque es muy nervioso no le cuentes todo esto el día anterior antes de dormir o de la misma excitación no podrá ni conciliar el sueño. Tampoco se lo expliques 10 minutos antes de salir, porque una vez más debido a esa emoción de salir y jugar con su bici, ni siquiera te estará escuchando. Dedica esos minutos previos para recordar las nuevas normas.

Elegir bien los juguetes

Otro factor a tener en cuenta es ¿Qué juguetes nos llevamos? Están deseosos de salir y algunos querrán llevárselo todo como si fuésemos de acampada; la bici, el patinete, la pelota, el carrito del bebé… Aquí es importante que seáis conscientes de que ¡Todo habrá que desinfectarlo después! Así que sed prácticos, ya le hemos explicado que solo estaremos un ratito (1 Hora) . Así que es mejor elegir un juguete para cada día, ya que se trata de pasear y jugar, y con media casa a cuestas….es complicado. Déjales elegir.

¡Estamos listos para salir!

Llega el momento de la salida y aquí pueden experimentar varias emociones incluso al mismo tiempo. Es absolutamente normal, es su manera de gestionar la situación, ya que para ellos es muy diferente a como nosotros la vemos. Simplemente ¡Escúchale! Si necesita un abrázo, dáselo, si quiere salir emocionado, síguele, y si no quiere salir, no le fuerces, igual no está preparado. Si le damos el empujón en el momento equivocado puede ser peor. Tú conoces a tu hijo, si necesita esperar pues dais media vuelta con una sonrisa y un abrazo, pregúntale cómo se siente e intenta ayudarle y sobre todo apoyarle, no todos gestionamos esta situación de la misma manera y al fin y al cabo nosotros somos adutos así que… ¿Por qué ellos van a reaccionar todos de la misma manera?

Tic toc, se acabó el tiempo, toca volver a casa

Nos toca irnos a casa, este momento puede desembocar en berrinches y pataletas, porque esa hora tan deseada se les ha pasado volando. Hemos intentado razonar y recordar que el tiempo estaba dentro de las “nuevas normas”, pero ahora las normas nos dan igual, solo queremos seguir jugando.

Para intentar hacer esta situación un poco más fácil, podemos llevar un cronómetro (El móvil también vale) y explicarles que cuando suene el “BEEP BEEP BEEP” de la alarma, o incluso elegir un tono juntos, significa que nos debemos ir a casa a por una nueva aventura y que mañana volveremos a salir.

Sigue las normas y a disfrutar del aire libre!